Destacados

ver más
Academia de Tecnología al Nacional POR Colegio Adventista de Copiapó
014/11/2018

Representará a la Región de Atacama en el Congreso Nacional de Ciencia y Tecnología

Princesas de DiosCon la presencia de la herPOR Colegio Adventista de Copiapó
Nueva generación egresa de nuestro colegioPOR Colegio Adventista de Copiapó
The "English Day Festival"POR Colegio Adventista de Copiapó
Cierre AcademiasPOR Colegio Adventista de Copiapó
Cadecop en corrida 85 aniversario PDIPOR Colegio Adventista de Copiapó

Acceso a WebClass

SISTEMA ADMINISTRACIÓN ESCOLAR

Matrículas Abiertas

Plan Lector

BLOG PORTAL

Lectura Bíblica: Génesis 34

Dina y los siquemitas

1 Dina, la hija que Lea había dado a Jacob, salió a ver las hijas del país. 2 Y la vio Siquem, hijo de Hamor heveo, príncipe de aquella tierra. Y la tomó, y se acostó con ella, y la deshonró. 3 Y su corazón se apegó a Dina la hija de Lea. Se enamoró de la joven, y le habló tiernamente. 4 Y dijo Siquem a Hamor su padre: “Tómame a esta joven por esposa”. 5 Y oyó Jacob que Siquem había amancillado a Dina su hija. Y como sus hijos estaban con el ganado en el campo, calló Jacob hasta que ellos vinieron. 6 Y Hamor padre de Siquem se dirigió a Jacob, para hablar con él. 7 Cuando los hijos de Jacob vinieron del campo y lo supieron, se indignaron mucho, porque Siquem había deshonrado a Israel echándose con la hija de Jacob, lo que no debía haber hecho. 8 Hamor les dijo: “El corazón de mi hijo Siquem se ha apegado a vuestra hija. Os ruego que se la deis por esposa. 9 “Y emparentad con nosotros, dadnos vuestras hijas, y tomad vosotros las nuestras. 10 “Y habitad con nosotros, porque la tierra está ante vosotros. Habitad y negociad en ella, y tomad en ella posesión”. 11 Siquem también dijo al padre y a los hermanos de Dina: “Halle yo gracia en vuestros ojos, y daré lo que me digáis. 12 “Pedidme cualquier dote, por grande que sea. Daré cuanto me digáis, y dadme la joven por esposa”. 13 Los hijos de Jacob respondieron a Siquem y a Hamor su padre con engaño, por cuanto había amancillado a Dina su hermana. 14 Les dijeron: “No podemos dar nuestra hermana a un hombre incircunciso. Entre nosotros es abominación. 15 “Con esta condición os complaceremos. Si habéis de ser como nosotros, que se circuncide todo varón entre vosotros. 16 “Entonces os daremos nuestras hijas, y tomaremos las vuestras; habitaremos con vosotros y seremos un pueblo. 17 “Pero si no prestáis oído para circuncidaros, tomaremos a nuestra hermana y nos iremos”. 18 Y parecieron bien sus palabras a Hamor y a Siquem su hijo. 19 Y el joven no dilató en hacer eso, porque la hija de Jacob le había agradado, y él era el más distinguido de la casa de su padre. 20 Entonces Hamor y Siquem su hijo fueron a la puerta de la ciudad, y hablaron a los hombres de la ciudad. Les dijeron: 21 “Estos varones son pacíficos con nosotros, quieren habitar en el país y traficar en él; pues la tierra es bastante espaciosa para ellos. Nosotros tomaremos sus hijas por esposas y les daremos las nuestras. 22 “Pero ellos consentirán en habitar con nosotros, para que seamos un pueblo, si se circuncida todo varón entre no­sotros, así como ellos son circuncidados. 23 “Su ganado, su hacienda y todas sus bestias serán nuestros. Solo convengamos con ellos y habitarán con nosotros”.

Severa venganza contra Siquem

24 Y todos los que salían por la puerta de la ciudad obedecieron a Hamor y a Siquem su hijo, y circuncidaron a todo varón. 25 Al tercer día, cuando ellos sentían el mayor dolor, dos de los hijos de Jacob, Simeón y Leví, hermanos de Dina, tomaron cada uno su espada y fueron contra la ciudad que estaba desprevenida, y mataron a todo varón. 26 A Hamor y a Siquem su hijo los mataron a filo de espada, tomaron a Dina de casa de Siquem y se fueron. 27 Y los hijos de Jacob pasaron sobre los muertos, y saquearon la ciudad, por cuanto habían amancillado a su hermana. 28 Tomaron sus ovejas, vacas y asnos, y lo que había en la ciudad y en el campo, 29 y todos sus bienes. Se llevaron cautivos a todos sus niños y sus mujeres, y robaron todo lo que había en casa. 30 Entonces dijo Jacob a Simeón y a Leví: “Me habéis turbado, haciéndome abominable a los habitantes de esta tierra, al cananeo y al ferezeo. Nosotros somos pocos; si se juntan contra mí y me atacan, seré destruido, yo y mi casa”. 31 Pero ellos respondieron: “¿Había él de tratar a nuestra hermana como a una ramera?”

Banners

Noviembre de 2018

 

Volver

DomLunMarMieJueVieSab
28293031123
45678910
11121314151617
18192021222324
2526272829301